Coderhouse

Growth Mindset: ¿qué es la mentalidad de crecimiento?

Por

Coderhouse
20 octubre, 2023
Tiempo de lectura: 12 minutes

Hay casi tantas maneras de encarar los desafíos de la vida como personas que habitan el mundo. El estilo para resolver conflictos, aprender cosas nuevas o simplemente tomar decisiones puede variar mucho, así como los resultados que se obtengan de ello.

Sin embargo, ciertos estudios científicos y psicológicos sugieren que existen dos estructuras de pensamiento base, dos tipos de mentalidades que tienen estilos de resolución bien definidos y que permean todas las acciones, pensamientos y sentimientos del sujeto.  

Comparto una frase de Ray Dalio, reconocido inversor, cuyos dichos son un claro ejemplo de Growth Mindset: “Siempre le tuve mayor miedo al aburrimiento y la mediocridad que al fracaso”.

¿Por qué algunas personas se congelan frente a los desafíos o temen equivocarse? ¿Por qué otras personas asimilan distinto las situaciones complicadas y terminan obteniendo un provecho, un aprendizaje de ello? Estamos hablando del Fixed Mindset vs. Growth mindset, dos modos muy diferentes de afrontar las dificultades.

La creadora de estos conceptos es la psicóloga, docente e investigadora norteamericana Carol Dweck. Es profesora de la Universidad de Stanford, en el área de psicología social y pasó buena parte de su carrera investigando la motivación y el desarrollo vinculado a la personalidad.

Así es como llegó a esta conclusión, en la que señala que existen dos estructuras de pensamiento predominantes, que se construyen por diversos motivos: el Fixed Mindset o “Mentalidad fija” y el Growth Mindset o “Mentalidad de crecimiento”. ¿Qué significan y cómo funciona cada una?

¿Qué es el Mindset?

Antes de indagar en los distintos tipos de mentalidad, es preciso definir qué es un “Mindset” o estructura de pensamiento. De acuerdo con la Dra. Dweck, el “mindset” es la forma en la que consciente o inconscientemente las personas responden ante los retos de cualquier índole. 

Está íntimamente ligada a la opinión que cada sujeto tiene de sí mismo, de sus capacidades, habilidades e inteligencia, así como también del vínculo que la persona tiene con los conceptos de “éxito”, “fracaso”, “esfuerzo” y “error/acierto”.

También está influenciada por la familia, la sociedad, los valores establecidos y lo “esperable” de cada persona en determinados contextos.

Podría decirse que “Mindset” es el esquema mental con el que cada persona vive su día a día, asimila los cambios, procesa la información, aprende y se desarrolla. Por lo tanto, influye profundamente en la visión de los acontecimientos que cada persona posee.

Por ejemplo, una persona que piensa que “la vida” es un territorio de lucha, atravesará las diferentes situaciones con “unos anteojos” muy diferentes que aquel que sostiene que la vida es amable y cálida. Una cosa es decir que eres “perezoso” por naturaleza, otra que tienes “momentos de pereza”, pero que eso no define tu personalidad. 

Esto está muy ligado al concepto de modelos mentales. Por ejemplo, para una misma variable, que podría ser un gato, distintas personas pueden darle significados opuestos. Algunas personas verán al gato como una mascota, y otras personas verán al gato como un potencial cazador de ratones.

Vale aclarar que no existe un Mindset “puro”, nadie tiene Mentalidad Fija o Growth Mindset todo el tiempo y para siempre. Todas las personas experimentan períodos o situaciones que pueden activar cualquiera de estas dos estructuras, incluso pueden convivir en un mismo momento, orientándose al desarrollo en ciertas áreas y a la rigidez en otras.

La toma de conciencia y el análisis de los comportamientos es clave si se quiere construir un Mindset con un perfil de desarrollo, así como participar de espacios que activamente promuevan este tipo de visión.

¿Qué es Fixed Mindset?

Una persona con una mentalidad fija o “Fixed Mindset” tiene una visión muy rígida sobre las capacidades personales, la inteligencia y las habilidades. Estas personas también suelen ser víctimas de algunos sesgos mentales como “group thinking” o pensamiento de grupo, qué es básicamente acomodar las decisiones de uno mismo a los de la mayoría. Creen que estos atributos “vienen de fábrica”, son cualidades con las que los sujetos ya nacen, un “talento” innato que no necesita demasiado trabajo o esfuerzo para aflorar.

Quienes sostienen estas creencias creen que si no tienen la inteligencia necesaria, deben aparentar que la poseen, y que cada fracaso o error es señal de debilidad, de que no tienen -y nunca tendrán- lo que se necesita para alcanzar ciertos logros. 

Esto, por supuesto, se va desarrollando desde temprano en la niñez, en escenarios donde se premia el acierto y se condena el error. Entornos como familias muy rígidas y severas con las equivocaciones, o instituciones escolares donde el valor está puesto en conseguir el éxito de primera, y no en el proceso para llegar al mismo.

Las personas que crecen en un ambiente de estas características, ven a las dificultades como situaciones muy dramáticas en donde se los pone “a prueba” de forma muy negativa. El miedo a equivocarse y la necesidad de “demostrar” inteligencia promueven ciertas conductas de afrontamiento, como las siguientes.

  1. Se dan por vencidos rápidamente.
  1. Creen que hacer un esfuerzo es inútil y que el resultado será siempre negativo.
  1. Le temen a las críticas o se rebelan fuertemente a ellas, incluso a las constructivas, ya que suponen una señal de “fracaso” o “fallo”.
  1. Evitan las situaciones desafiantes y prefieren quedarse en el terreno de lo que conocen y manejan, aún cuando no sea placentero.
  1. Creen que el éxito de otras personas supone una amenaza. Esto lleva a la concepción de que el conocimiento y la experiencia que uno tiene no debe ser transmitido, sino guardado bajo cuatro candados.

Esta postura puede convertirse, a mediano o largo plazo, en una actitud que perjudique a la persona, ya que es difícil que logren comprometerse con un esfuerzo sostenido, o que puedan enfrentar -y no evadir- las problemáticas que puedan surgir.

¿Qué es el Growth Mindset?

Quienes tienen una mentalidad orientada al desarrollo, tienen una visión completamente distinta de los retos que enfrentan. Cada situación, por más compleja que sea, es una oportunidad de expansión y crecimiento. 

Consideran que las virtudes se desarrollan con tiempo y esfuerzo. Van más allá de la idea de “talento innato”, más bien creen que sus cualidades pueden ser cultivadas mediante un aprendizaje constante.

El error y los fracasos, aunque puedan doler, no son una “señal de incapacidad”. Al contrario, son las experiencias que les indican cómo mejorar y qué cambiar para lograr sus objetivos. 

Cualquier cosa puede aprenderse, si el entorno es propicio para ello. Familias, escuelas o comunidades donde el error es visto como una parte fundamental del proceso, forman personas que tienden a este tipo de mindset.

La equivocación no habla de las virtudes del sujeto, sino que es una instancia más dentro de un camino de conocimiento y desarrollo, una pieza clave para comprender cómo alcanzar mejores resultados en el siguiente intento. 

Una persona con este mindset no es fanática de la equivocación en sí misma, sino en la equivocación como medio para aprender y mejorar.

¿Qué tipo de conductas reflejan este tipo de mentalidad?

  • Aceptan los retos, los buscan e incluso se sienten emocionados por ellos.
  • Siguen intentando y probando a pesar de los contratiempos y dificultades.
  • Sin esfuerzo, no hay recompensa. Entienden que el compromiso y el trabajo sostenido son claves para alcanzar sus metas y no temen dar todo de sí para ello.
  • Estudian y crean constantemente estrategias para lograr sus cometidos.
  • No le temen a las críticas y las aceptan, porque les ayudan a mejorar.

Como puedes ver, existen muchas diferencias entre la mentalidad fija y la mentalidad de crecimiento. Además, dependiendo del mindset o mentalidad que tenga una persona, sus opciones para desenvolverse a nivel profesional o personal pueden ser mayores o menores.

A lo que hacemos referencia es a que la mentalidad tiene un impacto muy grande no solo en la perspectiva que tiene cada persona sobre su realidad, sino que también puede afectar todo lo que sucede en su vida.

Fixed Mindset vs. Growth Mindset

Aunque es difícil decir que la mentalidad de crecimiento es mejor que la mentalidad fija, muchas personas coinciden en que el Growth Mindset puede ser mucho más útil para afrontar la mayoría de situaciones que se presentan a lo largo de la vida.

Esto queda muy claro si tomamos en cuenta que la mentalidad de crecimiento provee a las personas de herramientas con las que se pueden preparar para cualquier cambio. Pensar en que se puede aprender de los errores y tener la disposición de desarrollar nuevas habilidades, además, nos puede ayudar a ver los problemas como una oportunidad para crecer.

En contraste con esto, la mentalidad fija puede limitar nuestro potencial como personas, ya que cuando evitamos los desafíos y nos cerramos al cambio, no desarrollamos nuevas capacidades o habilidades. En muchas ocasiones, tener un Fixed Mindset hace que las personas se sientan desanimadas ante situaciones que pueden suponer un reto.

Si bien algunas personas pueden pensar que la mentalidad fija tiene algunos beneficios para quienes la creatividad y la innovación no son un factor importante, la verdad es que la mayoría de investigaciones en temas de psicología señalan que evitar los desafíos y darse por vencido ante los obstáculos tiene una lista de efectos negativos innumerables.

Ventajas de desarrollar una mentalidad de crecimiento

Ya quedó claro que en una comparación de Fixed Mindset vs. Growth Mindset, la mentalidad de crecimiento está mejor posicionada. Pero, ¿cuáles son las razones por las que esto es así?, ¿qué ventajas tiene el Growth Mindset sobre el Fixed Mindset?

Para responder estas preguntas y entender por qué es importante desarrollar este tipo de mentalidad, te comentaremos cuáles son los beneficios más importantes del Growth Mindset y cuáles su impacto sobre la vida de las personas. Vale destacar que no son las únicas ventajas, pero tal vez sí las más importantes.

Mayor resiliencia

Uno de los beneficios más importantes de tener un Growth Mindset es que gracias a ese tipo de mentalidad es más sencillo afrontar y resistir las dificultades que se presentan en la vida. Las personas con mentalidad de crecimiento no se dan por vencidas con facilidad, todo lo contrario, buscan maneras creativas de resolver cualquier situación.

Además, esta resiliencia también les ayuda a mantener la motivación y el compromiso que tienen con sus metas. Es decir, aunque las personas con Growth Mindset también se vean afectadas por los problemas, tienen la capacidad de reflexionar sobre lo que pasa, buscar soluciones y recuperarse rápidamente.

Adaptabilidad al cambio

En la lista de ventajas de la mentalidad de crecimiento no podemos dejar de mencionar la adaptabilidad al cambio. Si bien es cierto que los cambios muchas veces suponen un reto, asumir lo que pasa como una oportunidad para crecer, experimentar y tomar riesgos puede ser muy útil para el desarrollo personal y profesional de cualquier persona.

Las personas con Growth Mindset suelen ser más curiosas y abiertas a los cambios, no se limitan a quedarse con lo que ya saben o conocen, sino que sienten el deseo de explorar nuevas cosas y aprender de las experiencias que se les presentan.

Mayor confianza

Todo lo que hemos mencionado hasta ahora como beneficios del Growth Mindset tiene impacto positivo sobre la salud mental de las personas, y está asociado a la última ventaja de esta lista: la confianza en sí mismo.

En vez de caer en determinismos sobre lo que se es o no como persona, cuando se tiene una mentalidad de crecimiento, se piensa que el esfuerzo y la dedicación son elementos que pueden ayudar a que se desarrolle cualquier tipo de habilidad y, por lo tanto, se tiene una visión más positiva frente a los retos nuevos.

Esto, a su vez, sirve para que las personas reduzcan sus niveles de ansiedad o de estrés. El Growth Mindset desarrolla la seguridad personal a través del sentido del logro, y permite que las personas obtengan mayor satisfacción de cualquiera de sus actividades.

¿Qué tan difícil es desarrollar el Growth Mindset?

Si la mentalidad de crecimiento tiene tantos beneficios, ¿por qué las personas no eligen tener este tipo de mentalidad? Aunque se trata de una pregunta válida, hay que aclarar que la mentalidad no es algo que se escoge, no es tan sencillo cambiar todo lo que hemos aprendido socialmente por algo nuevo.

Cambiar la forma de pensar es un proceso que puede tomar bastante tiempo, y que debe iniciar con reconocer que la forma en la que vemos las cosas nos puede afectar. Los estudios de Carol Dweck son relativamente nuevos, y pasar de tener creencias limitantes a tener un Growth Mindset es un reto en sí mismo.

No estamos diciendo que se trata de algo imposible, pero sí hay que reconocer que implica ciertas dificultades, y que requiere de disposición y trabajo duro. Para desarrollar el Growth Mindset es importante trabajar en la autorreflexión, salir de la zona de confort y plantearse objetivos que sean desafiantes.

Hay que tener presente que no se trata de una tarea que se resuelve en poco tiempo, sino que se trata de un proceso que toma tiempo. Es importante adoptar nuevos hábitos y desarrollar estrategias que sirvan para superar los problemas que supone la mentalidad fija.

Pero no siempre se trata de un trabajo individual, porque una persona con Growth Mindset también se desenvuelve en espacios como la escuela y el trabajo, solo por mencionar algunos ejemplos. En este sentido, muchas personas han planteado soluciones que se abordan desde lo colectivo para facilitar la adopción de la mentalidad de crecimiento.

Reemplazar el “No” por “Todavía no”

En una de sus charlas TEDx, Carol Dweck habla de la importancia de cambiar los “No” por “Todavía no”, no solo en los espacios de enseñanza, sino como premisa en cualquier ámbito de la vida.

Cambiar una negativa rotunda por una posibilidad de acierto en el futuro genera una postura psicológica muy diferente frente a las pruebas. Es lo que ella denomina como “The Power of Yet”, el “Poder del Todavía”.

“The Power of Yet” es un concepto que la Dra. Dweck acuñó basándose en sus múltiples estudios con niños y adolescentes dentro de instituciones educativas. En su charla TEDx, narra el caso de una escuela en Chicago donde los estudiantes tenían que aprobar 84 unidades para graduarse. 

En esta escuela, si los estudiantes fallaban en algún examen, recibían la nota “No todavía”, algo que les permitía reconocerse dentro de una curva de aprendizaje y no en un punto final sin posibilidades. “<<No todavía>> les da un camino hacia el futuro”, explica Dweck.

Decirles que todavía no lograron el objetivo es profundamente distinto a decirles que no lograron lo que se les pedía y punto. En el primer caso, el desarrollo sigue su curso, hay más oportunidades y otras estrategias por descubrir e implementar. En el segundo, se fomenta una exigencia poco saludable en donde los niños creen que tienen que saberlo todo y no está permitido fallar.

Growth Mindset en la escuela

Otro concepto que la doctora desarrolla al hablar de la escolaridad de los niños, es la educación “Para el ahora” vs. la educación “Para el todavía”. Una educación “Para el ahora” pretende que los estudiantes entreguen resultados óptimos casi instantáneamente, obviando los procesos personales y cultivando la idea de que todo debe ser perfecto en el primer intento. 

La educación “Para el ahora” se concentra en las notas, premia los éxitos y rechaza los fracasos. Pone el acento en la examinación de los niños y en lo que los demás (padres, maestros y directivos) esperan de ellos, cultivando una motivación orientada casi exclusivamente a complacer expectativas ajenas.

La educación “Para el Todavía” se concentra más en el proceso educativo de cada estudiante. Entiende que es necesario un camino para llegar a la meta y que en esa senda existirán complejidades, así como el descubrimiento de nuevas formas o herramientas que permitan atravesarlas. Justamente, busca brindar mayor mérito al proceso de aprendizaje que al resultado final y cada estudiante se debe evaluar en base a un conjunto de esfuerzos sostenidos en el tiempo.

No se trata de elogiar el esfuerzo porque sí, ya que los resultados siguen siendo importantes. Se trata de que la motivación esté en el deseo por aprender y superarse, más que por cumplir o conseguir aceptación.

Growth Mindset en el trabajo, ¿cómo desarrollarlo?

“Algunos empleadores se acercan a mí y me dicen que ya hemos creado una generación de trabajadores jóvenes que no puede atravesar el día laboral sin recibir algún tipo de recompensa”, explica la Dra. Dweck en su Ted Talk. Pero, ¿qué significa esto?

Cuando se fomenta una “Mindset Fijo” en los espacios de trabajo, los empleados se sienten en una constante competencia con sus pares, donde toda tarea supone un “test” para probar si saben lo suficiente y pueden dar lo que se espera de ellos.

Es una situación en donde el foco está puesto en la exigencia ajena -los empleadores- y en los resultados que obtenga el otro -los compañeros-. El trabajo no despierta otra motivación más que obtener, como dice Dweck, “algún tipo de recompensa” por parte de los superiores. O si no, la compensación está fuera del espacio laboral y, por lo tanto, también la satisfacción.

No hay espíritu de aprendizaje o de crecimiento, como resultado, las posturas se vuelven cada vez más rígidas, menos arriesgadas, menos creativas. Si equivocarse es señal de debilidad o incapacidad, nadie quiere parecer “tonto”.

Esta no es – ni tiene por qué ser – la única forma de trabajar y de vincularse en espacios laborales. Es posible mutar hacia un Growth Mindset empresarial, donde no solo se aplaudan los resultados, sino también los esfuerzos que los generan. Pero, ¿Cómo se logra este cambio?

Aunque no existe una única respuesta, el Growth Mindset o mentalidad de crecimiento se puede desarrollar en los ambientes de trabajo. Puedes lograrlo de las siguientes maneras.

  • Elogiando con sabiduría. Valorando las estrategias, la concentración, la búsqueda de alternativas, el trabajo duro, la perseverancia… Aún cuando no se logren los objetivos.
  • Generando espacios de honestidad y cooperación. Conversaciones sinceras donde cada quien pueda exponer sus visiones, dudas y críticas sin temor al rechazo o al ridículo, y en donde se premie el trabajo en equipo, más allá de las diferencias.
  • Poniendo el foco en la innovación. Quizás no se logró lo que se esperaba, pero se descubrieron nuevas herramientas, conceptos o procesos que actualizan o aportan frescura al trabajo y que podrían ser la semilla del éxito.
  • Dando un voto de confianza. Una empresa que presenta proyectos desafiantes a sus trabajadores es una empresa que está apostando al desarrollo de las habilidades de sus empleados, aún cuando se sepa que parte de esos proyectos no funcionarán.
  • Manteniendo una visión optimista y un trato amable como pilares de la empresa.

Desde luego, todo esto tiene que estar acompañado por políticas empresariales en consonancia. No se puede virar a un Growth Mindset si las necesidades básicas de los empleados están desatendidas. También hay que comprender que un cambio así no sucede de un día para el otro.

Los comportamientos del tipo “Modalidad Fija” continuarán apareciendo en todos los estratos empresariales. Lo importante es identificarlos y aprender a dialogar con estas reacciones, ya sean propias o ajenas, hasta que dejen de ser una “respuesta automática” y permitan nuevas formas de accionar. 

Trabajar sostenidamente en pos de una Mentalidad de Crecimiento es beneficioso para cualquier persona, sea niño, adolescente o adulto. Ayuda a volver a conectar con las fortalezas internas, confiar en las propias capacidades y sortear con mejores herramientas los desafíos.

Después de todo, es una forma de recordar día a día que nada es tan definitivo, ni inalcanzable como podría parecer, y que comprometerse con el proceso siempre llevará a lugares emocionantes, sean o no los que se buscaban en principio.


Si la temática te interesó, te recomendamos hacer nuestro nuevo Curso de Liderazgo y Gestión de Equipos

Si quieres seguir leyendo sobre otras temáticas relacionadas puedes hacerlo en en nuestro blog.

torpedo

Conoce nuestros cursos y carreras de programación

Tambien podria interesarte

1 Qué es un Scrum Master y cuánta demanda tiene este talento
¿Qué es un Scrum Master y cuánta demanda tiene este talento?
¿Qué es un Scrum Master? Aprende cuáles son sus funciones y cuáles son las claves para ser el mejor Scrum Master. ¡Descubre todo en este post!
image-4
¿Qué es Bootstrap? Características y cómo crear una página web con este framework
Una guía completa sobre este marco de trabajo que permite crear sitios web responsivos. Cómo descargarlo y dónde aprender a usarlo. 
Qué hace un Product Manager 3
¿Qué hace un Product Manager?
El Product Manager es la persona encargada del éxito final de un producto. Descubrí sus funciones y las habilidades que debe tener para triunfar en el puesto.