Estudiantes

Nicolás Alliaume | Hacer “click” con la programación

Publicado el .

Nicolás Alliaume | Hacer “click” con la programación

Introducción

Estudiantes

Nicolás Alliaume | Hacer “click” con la programación

Publicado el .

A pocos meses de empezar nuestro primer curso de Diseño Web en Uruguay, Nicolás Alliaume – profesor de Coderhouse de la nueva sede – nos cuenta un poco acerca de su vida profesional y le dice a todos los que quieren aprender a programar que “llega un momento donde haces click con la programación” y todo se vuelve más fácil.

Antes de programar ¿Te dedicabas a algo más?

Si, fui Consultor en Business Intelligence. El trabajo no requería estrictamente de programación (más bien trabajaba con bases de datos y reportes), pero siempre traté de incorporar la programación porque es algo que me encanta.

¿Qué hizo que te intereses en la programación? ¿Cuándo y cómo lo descubriste?

La descubrí cuando tenía 14 años y comencé a cursar el Bachillerato Tecnológico en Informática. Programación era una de las materias más prometedoras y la encaré con mucho entusiasmo. Lo que me hizo interesarme luego de unos meses de lucha fue lo que sentía después de trabajar mucho rato en un programa y finalmente verlo funcionar. Ver una creación propia tomar “vida” es una experiencia fenomenal.

¿Cómo fueron tus primeras experiencias? ¿Qué fue lo primero que programaste?

Al principio fue bastante complicado. No entendía mucho la lógica; no era muy lindo escribir palabras raras y mucho menos interpretar los errores (que pasaban todo el tiempo). Pero por suerte es una etapa que se supera y después arranca lo lindo: las cosas empiezan a funcionar.
Lo primero que programé eran ejercicios muy simples que resolvían problemas que difícilmente me iban a ser útiles en la vida (como saber si una palabra es un palíndromo o un año es bisiesto), pero visto en retrospectiva, son desafíos cortos donde el foco estaba en transformar un algoritmo que podemos expresar con palabras a un lenguaje de programación.

¿Cuando supiste que ya habías aprendido a programar?

Llega un momento en que la cabeza te hace un *click* y “desbloqueas” la programación. Creo que fue durante el primer o segundo año, pero no recuerdo el momento en particular. Obviamente sabía que no era un programador experto ni mucho menos, pero cuando haces el *click* los desafíos los empezás a estructurar de otra forma en tu cabeza y es ahí cuando decir “Estoy programando”.

¿Cuál fue tu primer trabajo y cómo lo conseguiste?

Mi primera trabajo oficial fue como consultor en Business Intelligence en Quanam. Antes de eso hice una pasantía no paga en una empresa importadora de computadoras (donde armé, configuré e inventarié equipos) y también trabajé más o menos un mes (a término) instalando y configurando escaners para una red de cobranza en varias de sus sucursales.

¿Cómo empezaste a crecer profesionalmente como programador?

Creo que comencé a crecer realmente cuando tuve que hacer el proyecto de grado de la Universidad, que implicaba resolver un problema real a un cliente real. Ahí fue donde realmente tuve que resolver problemas de todo tipo, en equipo, y respondiendo a un cliente.
El siguiente gran crecimiento vino cuando abrí la empresa en la cual trabajo ahora junto a mis socios.

Desde tu visión ¿Qué habilidad básica crees que se necesita para aprender a programar?

Perseverancia. En varios sentidos. Todo el tiempo hay cosas nuevas, y es muy importante mantenerse activo. Y todo el tiempo van a aparecer problemas a resolver, que no debes dejar que te tiren para atrás.

¿En qué proyectos trabajas actualmente?

Actualmente trabajo en OnLab, dentro del coworking Sinergia y los proyectos que trabajo ahí están relacionados a aplicaciones web y móviles. Por poner un ejemplo de cada uno: un sitio web de televisión por internet para una empresa de Austin, Texas, y una aplicación móvil llamada Context, que se transforma según en qué tienda/espacio/evento entran los usuarios para presentar información, beneficios y contenidos de interés.

 

¿Cuál es tu proyecto de programación soñado?

Un proyecto con un gran equipo bien diverso desde el punto de vista técnico (plataformas, lenguajes) y de las personas (habilidades, edades, profesiones), para resolver algo que realmente sea de importancia para alguien. Creo que el sentido del trabajo es algo muy importante, no solo para quienes desarrollamos, sino para el trabajo general.

¿Qué te motivó a formar parte de Coderhouse?

Me gustó mucho la propuesta en general del curso y la onda de quienes están detrás del proyecto. Creo también que la programación es algo magnífico en muchos sentidos y que todo el mundo debería de probarlo. Poder colaborar a que esto pase es algo muy motivador. Además, ya soy profesor de programación en la Universidad Católica de Uruguay, por lo que una veta pedagógica tenía.

¿Cuál es tu filosofía de vida?

Encontrá lo que te apasiona y hacelo. Proyectate y no hagas cosas que te aparten de eso. Al final del día, ser feliz es lo más importante.

¿Unas palabras para las personas que les gustaría aprender a programar?

No tengan miedo. Al principio puede asustar pero es parte del proceso, como andar por primera vez en bicicleta. Es bueno tener a alguien al lado que oficie de “rueditas”. Ya llegará el momento donde hagas *click* y todo se volverá increíble. Hay que leer, experimentar y practicar mucho y constantemente.

Navigation
Menú
×